Aguja y dedal...

Escrito por sailingalea 24-07-2008 en General. Comentarios (1)

Para variar un poco el guión hoy voy a contar alguna cosa de mí

 

Cuando andaba yo por los 14/15 años mi madre me apuntó a corte y confección... si os digo que no me hacía mucha gracia pero no me quejé demasiado, adivinaréis que fui una adolescente terriblemente dócil y fácil de criar, el sueño de cualquier progenitor; qué poco se esperaban que a estas alturas de la vida me diera por liarme la manta a la cabeza, dejarlo todo e irme a navegar!

 

En los dos años largos en que gasté mis tardes en esta fantástica actividad extraescolar no conseguí adquirir ni un poquito de gusto por la costura; coser -aún hoy- me pone de mal humor.

 

Pero pasa el tiempo y la vida da vueltas y un día decides restaurar un velero con tu chico, y puesto que optamos por ser las manos y el corazón de la aventura y de igual forma que hemos hecho cofres, escotillas, soldaduras, pintura, etc, era normal que este día llegara:

 

toca coser!!

 

Hace algo más de un año, al cumplir los 40, Johan me regaló una máquina de coser de esas pequeñas y los dos nos veíamos confeccionando las banderas de cortesía de los remotos países que íbamos a visitar; pero eso aun queda lejos.

 

Para hacer honor a la verdad, mis conocimientos textiles estaban en algún lugar muy remoto y olvidado de mi disco duro; pero ahí está Johan que, además de todo lo demás, pues también  cose lo que haga falta (está claro que es la mar de completito)

 

Y en pos de una buena distribución de las tareas y en vista de que me iba a llevar algo de tiempo aprender electrónica que volver a la aguja, me ha parecido más fácil recibir un rápido cursillo de actualización y uso de la máquina por parte del capi y esta es la historia de cómo he vuelto a coser.

 

Sigue sin entusiasmarme, sólo he terminado una pieza, pero mientras me peleo con el hilo y con la aguja y con la tela y con el mundo, ya no me enfado (o no demasiado). Porque no estoy haciendo una falda que sé que no me pondré... estoy haciendo las fundas para los winches, las escotillas, la rueda, los toldos... y eso sólo puede arrancarme sonrisas!!!!!!

 

 

y ahí estaba la "cajita de coser" -como lo fue siempre en casa de mi madre una caja de galletas reciclada- con su alfiletero con forma de corazón, el jaboncillo y todo lo demás

 

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/costura1.jpg 

 

 

Me ha costado un poco pero he reaprendido a poner el hilo, a llenar el carrete de abajo, a darle al pedal

 

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/costura2.jpg 

 

La sonrisa es puro pánico...

 

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/costura3.jpg 

 

 

Pero aunque las costuras no sean las más rectas del mundo, aunque el resultado no sea perfecto... estamos encantadísimos

 

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/costura4.jpg 

 

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/costura5.jpg 

 

ahora sólo me faltan mil cosas más; pero ya sabéis lo que dicen TODO ES EMPEZAR

 

seguimos trabajando (sofocaditos de calor, pero seguimos)