Restauración 28. Pozo de la cadena

Escrito por sailingalea 04-08-2008 en General. Comentarios (6)

Desde que hemos decidido que no es necesario que esté acabado todo, pero que todo lo que es necesario tiene que estar acabado, vamos a la carrera!!!!!

 

Tenemos un poquito de prisa por ir dándole forma al barco para poder navegar -de una vez- y que el fruto del esfuerzo se traduzca en brisa en la cara, rociones de las olas, contemplación de las estrellas, DESCANSO!!!!

 

Lo cierto es que el calor no ayuda demasiado a la hora de trabajar (tengo la piel morena con la camiseta de trabajo completamente dibujada, cosa que va a desmerecer bastante el modelito que me he comprado para la fiesta, pero qué le vamos a hacer) pero aún así no desistimos

 

En fin, que tengo muchas cositas que explicar de estos últimos días, así que mejor me dejo de rodeos!!!!

 

Después de darle muchas vueltas a la posible ubicación de la cadena del ancla, la hemos dejado donde estaba originalmente.

 

En la punta de la proa, después del camarote, hay un espacio destinado para este fin. Seguro que os acordáis de las gloriosas fotos de la sesión de pintura.

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/caja1.jpg 

 

Ahí había -inicialmente- una caja de poliéster que recogía la cadena. La caja tenía una salida para el desagüe que iba.... ¡ a ninguna parte !!!!!!!!!!!!  en fin, que era uno de los rincones oxidados de la pobrecita Alea, pero eso ya está resuelto.

 

En un principio, pensamos que podíamos desplazar el peso más hacia el centro y situar la cadena debajo de la cama de proa; hicimos todo el montaje necesario para llevarla hasta ahí pero... no estábamos muy seguros de que el ángulo que podíamos conseguir llevara sin problemas la cadena hasta su sitio, alguien nos comentó que debajo de las camas no era el mejor lugar, visitamos varios barcos "hermanos" del Alea y todos mantenían la cadena en su lugar original

 

O sea, que decidimos respetar lo que se ha demostrado que funciona y decidimos hacer lo mismo pero si podía ser mejor

 

Empezamos por hacer una caja nueva, que se acoplara como un guante al espacio que había; para ello hicimos un modelo (pequeñas maderas pegadas con una pistola de cola caliente) que desde la historia del tanque de aguas negras no nos hemos olvidado de la lección. De ese modo teníamos los ángulos perfectamente dibujados y sabíamos que entraba y salía por las puertas

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/caja2.jpg 

 

Después copiamos el modelo en chapa marina y lo enfibramos con poliéster para hacerlo estanco (debo aquí confesar públicamente que NO me ha gustado demasiado esto del enfibrar; como en casi todo, como vamos aprendiendo sobre la marcha, los primeros pasos suelen ser más inseguros y la última de las paredes salió manifiestamente mejor que la primera... pero a pesar de todo prefiero otras tareas); finalmente lo pintamos de poliuretano dos componentes, el mismo que hemos utilizado para las paredes, así queda todo conjuntadito

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/caja3.jpg 

 

Ya habíamos pasado todos los cables del molinete y preparado el tubo que dirige la cadena (ese que podemos cerrar con un tapón de rosca cuando queremos tener el barco más estanco)

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/caja4.jpg 

 

Hicimos el agujero para el desagüe, esta vez conectado a una manguera que va al tanque de aguas grises.

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/caja5.jpg 

 

 

y finalmente ¡ a su huequito!!!!

 

http://sailingalea.blogspot.es/img/caja6.jpg 

 

Ahora sólo queda subir los cien metros de cadena calibrada, galvanizada de 10 mm, pero eso lo dejamos para un día menos soleado !!!!!!!!!!!!!!!!

 

Prometo escribir más prontito de lo habitual, porque ahora, más que nunca, seguimos trabajando